La industria farmacéutica en el contexto de la economía circular

La economía circular es una teoría innovadora y una forma sostenible de promover el crecimiento económico, que cambia el paradigma clásico de extraer, producir, usar y tirar por un modelo de diseño, producción y consumo que hace posible que los recursos se mantengan al máximo valor durante el mayor tiempo posible.

Desde el inicio de la revolución industrial con su producción en serie, hasta la posguerra, los humanos consumimos recursos y generamos desechos de manera exponencial. A partir de los años 70 comenzamos a tener mayor conciencia sobre la contaminación y el uso indiscriminado de materias primas (Estenssoro, 2013). Las regulaciones ambientales de los países se fueron incrementando de manera heterogénea. Fueron vistas por las empresas como una carga, como una exigencia más a sus actividades económicas.
En 1987 las Naciones Unidas encarga a la ex primera ministra noruega, Gro Harlem Brundtland (Brundtland, 1987), la elaboración de un informe de la situación ambiental. El texto, denominado Nuestro futuro común, analiza el desarrollo económico, el avance social que representa y su elevado costo ambiental. Allí se menciona por vez primera el desarrollo sostenible, conceptualizado como el que satisface las necesidades del presente sin comprometer el de las futuras generaciones.
Casi tres décadas después, los países miembros de Naciones Unidas se comprometen con 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que serán monitoreados con acciones concretas y metas a cumplir. Uno de ellos, el ODS 12, Producción y Consumo responsable, está ligado al concepto de economía circular (EC).
La EC se define como un modelo de diseño, producción y consumo que hace posible que los recursos se mantengan al máximo valor durante el mayor tiempo posible. Esto cambia el paradigma clásico de extraer, producir, usar y tirar, por un modelo que minimiza el desperdicio y mantiene los materiales en el circuito el mayor tiempo posible. Es una teoría innovadora y una manera sostenible de promover el crecimiento económico. Se trata de desacoplar el desarrollo del consumo. Para esto hay variedad de herramientas, así como una normativa en proceso (ISO serie 59.000) y técnicas para medir la huella de carbono o la circularidad de los procesos.
La pregunta planteada es ¿cómo se posiciona la industria farmacéutica nacional y mundial ante este nuevo paradigma? Lo fundamental es definir con claridad los valores y principios rectores. La misión de la industria farmacéutica es la salud humana, que está ligada directamente a la calidad del ambiente. Lo siguiente es ver cómo afecta al negocio. Y este nuevo paradigma es una oportunidad de negocio creativo e innovador. Incrementa el margen de ganancias a la vez que genera una imagen socialmente comprometida que es valorada cada vez más por el usuario.
En la práctica, ¿cómo abordar la implementación de la EC? Vayan aquí algunas ideas, para nada exhaustivas, porque esto recién comienza.
Uso eficiente de los recursos: hacer un esquema del flujo de aire, agua, energía y materiales, cuantificando las cantidades e identificando las oportunidades de mejorar la eficiencia.
Extensión de los ciclos de vida de productos no asociados a la producción: gestionar los residuos comunes a través de la clasificación, evitar gastos de materiales o energía superfluos, incluir el mantenimiento de maquinarias en este proceso.
Ciclo productivo: adoptar el concepto de EC en el contexto de Industria 4.0, analizar el ciclo de vida de todos los materiales que se descartan y detectar oportunidades de mejora, con protocolos específicos desarrollados incluyendo este enfoque metodológico.
Envases: analizar las posibilidades. Las empresas farmacéuticas tienen una reglamentación muy estricta respecto de los envases primarios y los reciclados están fuera de consideración. Pero hay que estar atentos a nuevos materiales que sean biodegradables, cumplan con la hermeticidad con menor espesor o, por ejemplo, sean blíster monomaterial, que no son tan difíciles de procesar luego del consumo como el dúo aluminio PVC.
Prospectos: virtualizar es una de las herramientas más potentes de la EC, en este sentido y dentro de la reglamentación vigente, se puede informar más al usuario con un QR u otra alternativa tecnológicamente accesible, facilitando además la farmacovigilancia.
Logística inversa: recolectar es una práctica que tiene mucho para crecer, tanto en los medicamentos que no se han usado como con los envases.
En el consumo: apoyar el uso responsable y racional de los medicamentos bajo una prescripción profesional.
A modo de ejemplo se pueden citar que, en Alemania, TerraCycle y la empresa biofarmacéutica Sanofi han lanzado la nueva iniciativa Little Packs, Big Impact para el reciclaje de envases blíster en un proceso único. La iniciativa cubre medicamentos de venta libre y recetados.1
En España, Sigre es una iniciativa para la gestión de residuos de medicamentos impulsada por compañías farmacéuticas, distribuidores y farmacias, que tiene 20 años de implementada. Según declaran, “a pesar de las limitaciones lógicas del medicamento, donde la prioridad es la calidad, la seguridad y la eficacia de los productos, la economía circular se ha considerado como una oportunidad para establecer un suministro sostenible de materias primas y energía”.2
También en España, la Implementación de QR en el prospecto fue recientemente implementada.3
En Colombia, Punto Azul, recoge y clasifica los medicamentos y envases.4


Bibliografía

  1. https://bp-group.de/de/pharma-ist-keine-insel-kreislaufwirtschaft-fuer-medikamenten-blister/
    2.https://www.actasanitaria.com/industria-farmaceutica/mas-de-300-companias-farmaceuticas-aplican-medidas-de-ecodiseno-en-sus-embalajes_1591330_102.html
    3.https://www.pmfarma.es/noticias/21814-sanidad-acepta-codigos-qr-en-el-cartonaje-o-prospecto-de-medicamentos.html#:~:text=La%20Agencia%20Espa%C3%B1ola%20de%20Medicamentos,o%20prospecto%20de%20los%20medicamentos.
    4.https://www.youtube.com/watch?v=-OWrhYoSLPs&t=4s
    • Agüera Moltó, I. (2021). Desarrollo de un sistema de indicadores para medir la transición europea a la Economía Circular. Universitat Politécnica de València. http://hdl.handle.net/10251/174136
    • Brundtland, G (1987) Our Common Future, ONU, Informe de la Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo.
    • Diaz, D. (2021). Ecodesign initiatives in packaging in the pharmaceutical sector for the transition towards a circular economy, https://hdl.handle.net/20.500.11839/8733
    • Revista virtual: https://www.farmaindustria.es/web/otra-noticia/economia-circular-en-la-industria-farmaceutica-envases-de-farmacos-un-25-mas-ligeros-y-1-400-toneladas-de-co2-menos-al-ano/
    • https://www.pharmamanufacturing.com/articles/2021/pharmas-shift-towards-a-circular-economy/
    • https://www.nne.com/techtalk/circular-pharma-sustainability/
Ing. Quim. Silvia Belvisi
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin