12Notas

La voz del colectivo de químicos farmacéuticos del Uruguay

Entrevista a la químico farmacéutica Mariela Méndez, presidenta de la Asociación de Química y Farmacia del Uruguay

Mariela Méndez, Química Farmacéutica y actual presidente de la Asociación de Química y Farmacia del Uruguay, asumió la presidencia en el 2019 y finalizará la gestión en el 2022.

Su trabajo comenzó a partir de la actualización de la misión y la visión de AQFU, replanteándose así las políticas generales de la asociación.

En cuanto a la misión,  se estableció jerarquizar a las profesiones representadas por la asociación, frente a otros profesionales y  frente a la comunidad.

Dentro del programa se propuso también gestionar mejoras salariales, cumplimiento de aranceles, reclamo de categorizaciones acorde a las nuevas funciones que desempeñan los químicos farmacéuticos, los químicos y otros profesionales representados por la asociación. Así como apoyar en la gestión de los afiliados en toda reivindicación gremial definida por el colectivo de profesionales socios.

“Estamos en constante búsqueda de integrar las comisiones o grupos de trabajo liderados por la autoridad regulatoria u otro ente público cuando sea solicitado”, señaló Méndez.

Para el plan de capacitación de este año, AQFU tiene el objetivo de organizar congresos que abarquen temáticas  necesarias y requeridas por el  colectivo de profesionales y sus colaboradores, así como instancias de formación. “En este marco ya estamos avanzando con nuestro plan de trabajo 2020¨ aseguró.

¿Cómo está conformada la comisión directiva actualmente?

-Asumimos funciones en agosto de 2019 conmigo como presidenta y Virginia Olmos Botali como vicepresidenta. Además, la tesorera es Andrea Bagnulo Lloveda, la secretaría está a cargo de Mariela Medina Badan, Verónica Iglesias Guimarais es la protesorera y María Fernanda Montenegro Belarra ocupa la prosecretaría. También tenemos vocales y suplentes designados. La AQFU cuenta asimismo con una comisión fiscal con presidente, titulares y suplentes.

La descripción más detallada de los nombres de los profesionales que actualmente ocupan esos cargos se encuentra en la página de la asociación, aqfu.org.uy/comision-directiva-y-personal/.

¿Cuáles son las necesidades y desafíos que presentan actualmente los asociados y que pueden ser atendidos por la AQFU?

-Hemos detectado varias necesidades, muchas de las cuales ya son atendidas como: asesoramiento  en relación al ejercicio profesional (marco normativo, responsabilidades, aranceles), sociabilización de las oportunidades laborales que nos llegan permanentemente, asesoramiento legal, representación gremial e integración de colectivos internacionales de desarrollo profesional: FIP, FFA, FEFAS, entre otros.

En cuanto a representación gremial, trabajamos en la representación de nuestro colectivo en los  consejos de salarios. A modo de ejemplo, junto al Sindicato Médico del Uruguay y el prestador público de salud, integramos una mesa de trabajo para atender temas de condiciones de trabajo y funcionamiento de las farmacias.

La asociación es reconocida por los demás actores como una organización responsable que refleja la postura del colectivo de profesionales. Creemos que la AQFU es la voz del colectivo de químicos farmacéuticos del Uruguay y esperamos serlo de las demás profesiones que representamos. Esta asociación es el espacio donde las necesidades, inquietudes y problemáticas colectivas del ejercicio profesional pueden ser atendidas y trabajadas. Es así que intervenimos y nos convocan para grupos de trabajo que revisan normativa. Por ejemplo, ya recibimos la convocatoria del Ministerio de Salud Pública para integrar el grupo de trabajo de revisión de la normativa que aplica a las farmacias comunitarias y hospitalarias.  

Otro ejemplo es la intervención, llevando la postura del colectivo en temáticas tan sensibles como el cannabis y su uso medicinal. En este sentido fuimos convocados a la comisión de salud del Parlamento a expresar nuestra posición en relación al uso medicinal del cannabis en vista de la generación del marco legal que recientemente se publicó.

En igual sintonía, queremos aportar a la visión del colectivo de profesionales. Hemos contribuido con nuestro documento preliminar de lo que entendemos debe ser la Agencia Nacional de Medicamentos a Transforma Uruguay, documento que elaboramos con participación de colegas que se desempeñan en diferentes roles relacionados al medicamento y teniendo en cuenta la experiencia de países de referencia.

Llevamos también adelante el cogobierno de nuestra facultad en todas sus dimensiones, siendo integrantes desde los órganos definidos en la Ley orgánica (Consejo, Claustro) hasta las diferentes comisiones que tienen que ver con distintas temáticas. Por ejemplo la Comisión de investigación, Comisión de carrera, Comisión de ética y otras.

Otro aspecto fundamental es que planteamos desafíos a los socios para que se integren a trabajar en temas que nos competen y lograr así ser promotores y gestores de cambios que lleven a jerarquizar el ejercicio profesional de las profesiones que representamos.

Un mecanismo que venimos impulsando es intentar que el socio se integre a las líneas que entendemos necesarias trabajar, fortalecer e innovar. Como ejemplo podemos citar el grupo de buenas prácticas de farmacia hospitalaria, BPFH, el cual concluyó con la primera versión del estándar nacional de buenas prácticas de farmacia hospitalaria, el grupo de biotecnológicos y el grupo de trazabilidad de medicamentos, los cuales vienen elaborando documentos marco en estas temáticas de alto impacto para los colegas que se desempeñan en temas relacionados a los medicamentos. Esta semana se inicia un convocatorio para integrar el  grupo de trabajo “Farmacia comunitaria, la farmacia que queremos”.

En esta misma línea esperamos generar grupos de trabajo de interés de los colegas que trabajan en la industria farmacéutica, cosmética y veterinaria.  

En cuanto a los planes para esta año, vamos a iniciar un trabajo fuerte en la revisión de los  planes de estudio de la facultad, planteo y análisis de las preparaciones de postgrado que necesitamos, teniendo en cuenta  los  cambios en el mercado laboral, las nuevas tendencias, el manejo de tecnología, el estar preparados para la toma de decisiones en relación a las nuevas tecnologías emergentes y cómo aseguramos estar preparados para ser profesionales adaptados a estas exigencias.

En esta línea también estamos atentos a generar los lazos necesarios que beneficien a nuestros asociados, ejemplo de ello es el acuerdo celebrado con LSQA (organización del LATU) en su nueva capacitación: Gerente de Calidad en la Industria Farmacéutica y Afines, la cual entendemos es una formación que agregara valor y despertará el interés de nuestros socios, quienes contarán con un interesante beneficio.

En suma, la AQFU tiene siempre las puertas abiertas para todos sus socios y quienes entiendan que pueden aportar en estos temas y quieran hacerlo, así como para escuchar planteos y necesidades que aún no han sido abordadas.

¿Cuáles son los objetivos y metas que te has propuesto como presidenta? ¿Qué acciones concretas planifican para este año?

-Comenzamos por actualizar la misión, la visión y plantear la política de la AQFU. En cuanto a la misión, establecimos jerarquizar a las profesiones representadas por la asociación, frente a otros profesionales y  frente a la comunidad.

También nos proponemos gestionar mejoras salariales, cumplimiento de aranceles, reclamo de categorizaciones acorde a las nuevas funciones que desempeñan los químicos farmacéuticos, los químicos y otros profesionales representados por la asociación. Así como apoyar en la gestión de los afiliados en toda reivindicación gremial definida por el colectivo de profesionales socios.

Otro punto importante que estamos trabajando es el posicionamiento del Químico Farmacéutico como el profesional de referencia en temas vinculados al medicamento y su uso adecuado.

La Asociación de Química y Farmacia del Uruguay  pretende ser la referencia gremial  y profesional de todo el colectivo de socios que tiene potestad de representar a nivel tanto nacional como internacional.

En lo que respecta a la política de la AQFU, nos comprometemos a representar los intereses del colectivo, dando cumplimiento a toda disposición legal que compete a una sociedad de profesionales, como es la asociación.

También estamos comprometidos a realizar una gestión administrativa eficaz y eficiente de la AQFU. Participar en  todo acto, reunión y celebración donde la AQFU sea convocada jerarquizando y remarcando nuestro lugar como profesionales y resaltando  los intereses de las profesiones representadas.

Apostamos a generar proyectos de interés del colectivo (generación de documentos, marco teórico, propuestas de legislación, etc.) formando comisiones de colegas que tengan interés en la temática.
Estamos en constante búsqueda de integrar las comisiones o grupos de trabajo liderados por la autoridad regulatoria u otro ente público cuando sea solicitado, o cuando la AQFU entienda que es necesario participar y lo proponga.

Otro aspecto importante es la participación que tenemos en organizaciones profesionales integradas por diferentes países, formando parte de  grupos de trabajo por el bien común de la profesión de Químico Farmacéutico.

Para finalizar, en lo que respecta al plan de capacitación de este año, tenemos el objetivo de organizar congresos que abarquen temáticas necesarias y requeridas por el colectivo de profesionales y sus colaboradores, así como instancias de formación. En este marco, ya estamos avanzando con nuestro plan de trabajo 2020.

– ¿Qué ha identificado la AQFU como necesidades y desafíos para sus asociados que trabajan en los sectores farmacéutico, cosmético y de productos médicos?

– Entendemos que es un sector pujante de la economía con muchas posibilidades de crecimiento mirando hacia las exportaciones. Un tema que nos ocupa es la creación de la Agencia de Medicamentos y Afines que es necesaria para que este crecimiento se dé.

Este sector requiere de una agencia reconocida y avalada que otorgue registros a los productos uruguayos para que puedan exportase a mercados exigentes. Esto conlleva una mejora del sector productivo, con adecuación de plantas y cumplimiento de GMP, formación de recursos humanos, que es un camino por el cual se viene avanzando en Uruguay.

Asimismo, nos interesa generar sinergias y trabajos tendientes a brindarle a los colegas de esta área toda la capacitación que necesitan para sus puestos de trabajo y en esto se enmarca la revisión de los planes de carrera de la facultad y la necesidad de generación de postgrados y formaciones técnicas que comentaba.

Sabemos que la AQFU es una organización que se ha movido y trabajado en el desarrollo de una agencia regulatoria de medicamentos y afines. En el último congreso de la Asociación hubo una mesa de debate sobre el tema conformado por los diferentes actores involucrados. ¿Por qué consideran que es necesario para nuestro país esa agencia y cuáles son los próximos pasos o actividades planificados por la AQFU?

-Este tema lo venimos trabajando y lo ponemos sobre la mesa en toda oportunidad que tenemos: la necesidad de tener una agencia de medicamentos y afines. Por esta razón fue tema de una mesa del congreso que organizamos el año pasado. Para esta mesa se invitó a participar a representantes del Ministerio de Salud Pública, la Asociación de Laboratorios Nacionales, CEFA, la Cámara de Exportadores y Transforma Uruguay, para recabar posturas en relación al tema y presentar el espíritu de nuestro proyecto.

La AQFU elaboró un proyecto de ley que llamamos Proyecto Ley del Instituto de Regulación de Medicamentos y Afines. En él se define claramente el rol de la agencia de regulación de medicamentos y plantea la posibilidad de ampliar su cometido con una estructura de funcionamiento similar a los dispositivos terapéuticos, reactivos diagnósticos, equipos médicos, cosméticos, alimentos modificados y domisanitarios, que en conjunto completarían el alcance de la Agencia Reguladora Nacional. Una estructura similar a la agencia española de medicamentos y productos sanitarios.

En el Proyecto de Ley se expresa que: “dado la importancia del control de los medicamentos y afines, desde su registro, evaluación, análisis en plaza y fiscalización de las empresas que producen e importan especialidades farmacéuticas y vegetales, se hace prioritario que nuestro país cuente con una entidad que le dé competitividad a nivel regional y mundial a la industria farmacéutica y afines, así como control del ingreso de empresas y productos extranjeros. Dicha entidad deberá ser sometida a la evaluación de OPS para obtener la certificación de autoridad sanitaria de referencia regional, para tener nivel profesional de la altura de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Cuba y próximamente El Salvador. Este instituto se creará como persona jurídica de derecho público no estatal y se vinculará y coordinará con el Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Salud. En este marco se hace necesaria la creación del «Instituto de Regulación de Medicamentos y Afines», como órgano desconcentrado con competencia en el registro de medicamentos y afines, su fiscalización, autorización y control de exportaciones e importaciones. El registro y habilitación de empresas vinculadas a la producción, comercialización, importación, exportación, acondicionamiento, análisis, almacenamiento y distribución de especialidades farmacéuticas y vegetales, existiendo la posibilidad en el futuro de avanzar en el mismo sentido con el resto de los productos de salud y las empresas que los comercializan: dispositivos terapéuticos, reactivos diagnósticos, equipos médicos, cosméticos, alimentos modificados y domisanitarios”.

La propuesta de AQFU establece que el instituto será responsable de las evaluaciones económicas y farmacoeconómicas de los medicamentos por los mecanismos que el mismo establezca. Se considera de gran importancia que estas evaluaciones formen parte del ámbito del instituto, por la solvencia técnica e independencia administrativa que tendrá el perfil profesional de la agencia, siendo además imprescindible contar con los mismos para la incorporación de medicamentos de alto costo en el anexo B del FTM (Formulario Terapéutico de Medicamentos).

Este proyecto fue presentado con una propuesta de financiación de esta nueva estructura.

– En estas últimas semanas se habló mucho sobre una Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias, incluso está mencionada en los documentos desarrollados por el gobierno. ¿Cuál es la visión de la AQFU en ese tema? ¿Piensan desarrollar actividades o iniciativas al igual que con la agencia regulatoria de medicamentos?

– Sin duda, ya estamos trabajando en este tema y conversando con los demás actores. Un punto que entiendo fundamental es definir claramente la estructura a la que se está haciendo referencia en esta Agencia de Evaluación de Productos y Tecnologías Sanitarias de alto precio.

Por lo que tuve oportunidad de leer, entiendo que se piensa en una estructura con objetivos similares a la CONETEC de ANMAT, pero más restringida en su alcance, dado que solo se encargaría de los altos costos /precios. O similar al  Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud de Colombia. Lo primero entiendo que es definir claramente estas estructuras. En ambos ejemplos convive la agencia de medicamentos y afines (ANMAT e INVIMA) con un rol regulador y de control con las agencias de evaluación de tecnología. Las experiencias de estos países han sido variadas. Ahora que nos estamos planteando formalizar estas estructuras entiendo como fundamental definir cuáles serán sus contenidos, su marco de trabajo e interacción con el resto. Teniendo esto claro podremos opinar y plantear desde nuestro colectivo la mejor forma de trabajo y suma de valor para la misma. Desde ya entendemos que los Químicos y Químicos Farmacéuticos tenemos la expertise necesaria para aportar a cualquiera de estas estructuras.

– ¿Podrás adelantarnos algo sobre el plan de capacitación que la AQFU desarrollará este año, algún adelanto de cursos con fechas y docentes y sobre el Congreso anual de la Asociación?

– Estamos trabajando desde principios de año en este tema. La idea es poder brindar capacitaciones y talleres que cubran expectativas de todos los socios. Están planificadas para realizarse en la sede de AQFU en el horario de 18:00 a 20:00 horas y estamos ajustando fechas. Estamos en las últimas negociaciones para tener un contrato de complementación ampliado con SAFIBY que facilite acceso a cursos vía web. Ya contamos con las propuestas de sus cursos y van a ser por su contenido de interés para el colectivo de la industria.

Podemos adelantar los ciclos temáticos que abordaremos y a los que luego se sumarán las capacitaciones de SAFIBY y algún otro taller o desayuno de trabajo que entendamos necesario:
Asuntos regulatorios en la industria, Desarrollo de productos cosméticos/BPM, Comunicación efectiva – Desarrollo de Habilidades – Trabajo en equipo, Elaboración y uso de fitomedicamentos y productos homeopáticos, Actualización en asuntos regulatorios, Productos médicos, Elaboración y cata de vino, Elaboración de cervezas artesanales, Modelos de calidad, Atención Farmacéutica / Seguimiento de pacientes, Búsqueda y análisis  crítico de la información científica.

Además proponemos  los  dos cursos de capacitación para colaboradores técnicos  que ya vienen realizándose en AQFU desde hace algunos  años: Cursos de operario para la industria farmacéutica, cosmética y veterinaria, Cursos de operario logístico. Y como novedad, puedo adelantar que incorporaremos un curso integral en cannabis medicinal.

Tenemos pensado centrar nuestras energías en generar un congreso para los colaboradores (auxiliares e idóneos de farmacia, operarios de la industria farmacéutica y afines y operarios logísticos). Es una tarea continua y de gran importancia formar a estos trabajadores y proporcionar un espacio como lo es un congreso, donde además de tratar temas de interés de carácter formativo, se otorgue la posibilidad de presentar trabajos y participar.


– Para finalizar, nos gustaría que comentaras a todos aquellos recién egresados, que aún no se han afiliado, los beneficios y derechos que brinda la asociación. Incluso mencionar de qué carrera pueden ser los egresados para asociarse.

– Por estatuto representamos a los egresados de la Facultad de Química: Químico farmacéutico, Químico, Licenciado en Química, Magister en Química y todos los estudiantes próximos a recibirse.

Para los estudiantes contamos con beneficios económicos a la hora de asumir la cuota social y con todas las actividades desarrolladas en la asociación (cursos, congresos). Tenemos mucho trabajo para hacer  con los estudiantes próximos a recibirse y con los recién recibidos para poder guiarlos y acompañarlos en sus primeros pasos como profesionales. De hecho, todo el trabajo que he mencionado va apuntado a las nuevas generaciones, a asegurar los lugares de trabajo, a generarles y mantenerles un diferencial de formación. En lo personal me gustaría mucho la participación más activa de ellos con la AQFU. Seguro que hay mucho por hacer y desarrollar.