15Notas

Metodología BIM: el nuevo código de diseño

Durante las últimas dos décadas han cambiado la formas y usos de operación de arquitectos, ingenieros y diseñadores a nivel global. Desde los años noventa el software para diseño, especialmente el BIM, produjeron una (r)evolución exponencial en las posibilidades para los creativos y técnicos a lo largo y ancho del mundo. Los proyectos ya no los pensamos en plano, texto y maqueta, ya no los entendemos ni configuramos de forma clásica de acuerdo con siglos pasados, sino que elaboramos en tiempo real todas las dimensiones posibles, con equipos de técnicos y profesionales a escala global de forma simultánea y con gran calidad y cantidad de contenido.

La definición de metodología BIM según la Building Smart International (asociación internacional sin findes de lucro – Spanish Chapter) es:  una metodología de trabajo colaborativa[1] para la concepción y gestión de proyectos de edificación y obra civil. Esta metodología BIM centraliza toda la información de un proyecto – geométrica o 3D, tiempos o 4D, costes o 5D, ambiental o 6D, y mantenimiento o 7D- en un único modelo de información digital desarrollado por todos sus agentes.

Imagen 02.
Ciclo de vida del Modelo BIM de un proyecto desde su fase de diseño hasta su demolición.

El BIM lo utilizamos para diseñar, analizar, evaluar y documentar edificios e infraestructuras. Se crea un modelo digital -modelo BIM- donde se detallan y documentan todas las características del proyecto, se exploran opciones de diseño, se realizan análisis y se crean múltiples escenarios y tipos de visualización para comprender cuál será el aspecto y su funcionamiento en las distintas etapas. Esto no termina con su construcción, sino que la sustentabilidad de proyecto también permite programar su demolición o deconstrucción.

Universo BIM

El Building Information Modeling (BIM) es un término anglosajón que se ha hecho muy popular en los campos y disciplinas del diseño, arquitectura, ingeniería y construcción en los últimos 20 años. El término y uso del BIM no es para nada nuevo, de hecho, es usada por profesionales como nosotros en todo el mundo desde hace décadas para concebir y desarrollar proyectos.

La historia presenta varios polos de desarrolladores de soluciones BIM, desde Europa occidental (Graphisoft) hasta Estados Unidos (Autodesk), compitiendo para crear e instalar en el mercado la mejor solución de software para competir contra las soluciones bidimensionales de trabajo CAD.

Durante los últimos años, la metodología BIM se ha implantado -buscando la estandarización de procesos y metodologías de alto desempeño- de forma progresiva en distintos países, siendo para algunos de ellos objetivo prioritario de sus gobiernos. El openBIM -estandarización del BIM- es un enfoque universal de diseño colaborativo basado en el uso de estándares abiertos que también viene definido por las normas ISO.

Imagen 03.
Mapamundi de países con implementación del BIM en el mundo.
BICP Global BIM Study, 2017.

Diseño de laboratorios

El BIM ha dado una visión totalmente distinta e integrada al diseño, partiendo de una representación digital completa y entrelazada de datos, con todas las características físicas y funcionales del edificio a lo largo de sus distintos ciclos de vida (proyecto, construcción, uso, mantenimiento y deconstrucción).

Los edificios destinados a laboratorios son proyectos de alta complejidad que siempre hemos concebido como diseños con los retos de carácter industrial y con los altísimos requisitos de definición en sus detalles. Pensar en un edificio de esta naturaleza, implica entender su complejo backstage de sistemas de HVAC, eléctrica, sanitaria, datos, tensiones débiles, gases, incendio, etc. (MEP), y sus fachadas internas respondiendo a requisitos y demandas de diseño arquitectónico, pautas sanitarias, buenas prácticas, esterilidad, durabilidad y otras tantas. Las interferencias y omisiones están a la orden del día.

Uno de los diferenciales más interesantes que aplicamos para los edificios de laboratorios ha sido la detección previa de interferencias y la solución temprana de conflictos de forma multidisciplinar. La ventaja de generar una representación realista de la arquitectura y todas las ingenierías, nos brinda una poderosa herramienta para analizar, prever y evaluar. Esto no solo anticipa e identifica errores, sino que ahorra mucho dinero en cambios y adicionales de obra. 

El proceso de un diseño de carácter fractal que hemos podido desarrollar, donde la información tiene múltiples niveles de trabajo, permite desarrollar el proyecto en diferentes profundidades y escalas. Lo fantástico de esto, un cúmulo de información sumamente precisa e interrelacionada, integrada a un todo único.

Imagen 04.
Árbol fractal. Diseño original (CC):
Claudio Rocchini.

El nuevo código de diseño

“Los límites de mi lenguaje significan los límites de mi mundo.”

Tractatus Logico-Philosophicus, 1921.
L. Wittgenstein.

Para nosotros como equipo creativo y técnico, disponer de este nuevo código para diseñar nos ha abierto la posibilidad de expandir los límites, trascender la distancia llegando a cualquier parte e individuo, así como romper la barrera temporal al permitirnos desarrollar procesos simultáneos de trabajo.

Sin duda los beneficios que hemos generado para los proyectos y los actores que participamos son múltiples, empezando con un trabajo colaborativo desde múltiples disciplinas, ahorro en costos económicos y ambientales, tiempos de ejecución, mejora de los procesos de diseño y obra, así como detección de problemas de forma temprana, y compartir información en tiempo real con todos los involucrados -quizás uno de los logros más destacables-.

La metodología BIM nos ha permitido de forma congénita al proyecto, vincular cada elemento a un todo, a lo largo de la línea de tiempo, por cualquiera de los actores que participan, de forma ordenada -o no-, para desarrollar un proceso complejo y organizado. Los límites de disciplinas y países se desdibujan constantemente, ya que el trabajo colaborativo recibe los aportes y conocimientos de forma continua sin importar por quién y de dónde. Simplemente se enfoca en el resultado y su éxito.

El uso del BIM va más allá de las fases de diseño, abarcando la ejecución del proyecto y extendiéndose a lo largo del ciclo de vida del edificio, permitiendo la gestión del mismo y reduciendo los costos de operación. Esto implica una racionalización y optimización de los recursos que disponemos, siempre equilibrado por una correcta comunicación y administración de la información.

Herramientas y tecnología

La metodología BIM es totalmente compatible con múltiples herramientas y tecnologías muy innovadoras del diseño y la comunicación, desde la realidad virtual (VR) a través de lentes VR, realidad aumentada (RA) con dispositivos móviles, e impresión 3D trasladando maquetas digitales a maquetas físicas, por ejemplo. Hemos utilizado muchas de ellas y los resultados son increíbles.

Imagen 05.
Realidad virtual con lentes.

Los visualizadores (por ejemplo, BIMx de Archicad) también han sido elementos muy útiles desde el punto de vista comunicacional y representativo del proyecto, que además democratiza de gran manera el acceso a los pliegos e información diversa a través de dispositivos móviles (teléfonos y tablets). Los proyectos realizados bajo este formato ya nos son más para los técnicos entendidos, son para todos.

Imagen 06.
Interfase BIMx para visualización del proyecto a través de dispositivo móvil.

Los actuales dispositivos móviles nos permiten llevar todos los pliegos del proyecto en PDF, fichas, planillas, textos, y la posibilidad de navegar e interactuar con un modelo tridimensional y manipularlo de forma sencilla e intuitiva. La interfase BIMx, por ejemplo, es una aplicación que se baja desde el dispositivo y puede ser operada por cualquiera para recorrer y consultar el proyecto. Esto nos permite libertad de consulta del material en reuniones técnicas, en visitas al terreno y visitas a obra, donde los chequeos y verificaciones son constantes.

Glosario

BIM – Building Information Modeling.
CAD – Computer Aided Design.
2D – El adjetivo bidimensional se utiliza para calificar a aquello que tiene dos dimensiones (2D).
3D – Tres dimensiones son el largo, el ancho y la profundidad de una imagen.
4D – Cuatro dimensiones significa que además de las cualidades de espacio, que son largo, ancho y profundidad (3D como comúnmente se le conoce), también cuenta con la cualidad de la cuarta dimensión, que es el tiempo.
MEP – Son las siglas en inglés referentes a las instalaciones Mecánicas, Eléctricas e Hidrosanitarias (Plomería).

Bibliografía

AENOR. Asociación Española de Normalización y Certificación. Estándares en apoyo del BIM. Informes de Normalización. España: Madrid, 2016

www.Archicad.uy . Graphisoft Uruguay. Imagen BIMx. Acceso: Febrero 2021.

www.BuildingSMART.es. Building SMART Spanish Chapter. Acceso: Febrero 2021.

ESARTE, ANDER. Metodología www.BIM.es. BIM 2020.

UNE. Asociación Española de Normalización. Informe BIM: Estandarización de la información digital para el proyecto, construcción y gestión de edificios y obras de ingeniería civil. Madrid: UNE, 2020

VINER-USMANOVA, IRINA. www.graphisoft.com Imagen institucional. Acceso: febrero 2021.

La metodología BIM es una (r)evolución de los sistemas tradicionales de diseño.


Juan Andrés Marín
Juan Andrés Marín
Arquitecto por la Universidad de la República con posgrado en Construcción de Obras de Arquitectura orientado en Sustentabilidad,
director de LAB Sud especializado en Lab-Planning y director de SLOWA Arquitectos.
Desarrolla laboratorios pharma, centros de investigación, plantas de producción y centros industriales de distinta escala y complejidad desde hace 15 años, su equipo es Marca País y asesora tanto en Uruguay como distintos países de Sudamérica y Centroamérica.
Expositor en foros especializados de Farma, Salud y Cannabis, y es asesor de organizaciones junto a su equipo en Ciencias de la Vida.
Premio Internacional Mejor Estudio de Arquitectura Pharma Latinoamérica 2020